Conoce-el-TOC-y-las-obsesiones

From Phonographic Science
Jump to: navigation, search

Tengo que relatar para ponerte en contexto que el TOC consiste en una condición que afecta a personas con patrones negativos de ansiedad, y normalmente suele resultar muy complicado de conseguirse curar totalmente, produciendo dolor emocional en muchos colectivos lo que constituye un verdadero infierno. En estos pacientes, la ansiedad retiene la mente en un estado constante de alerta por temores y malestares. Es frecuente el miedo generada por sus pensamientos obsesivos, que muchas veces pueden estropear su salud mental. En concreto dichos efectos angustiantes los produce el Trastorno Obsesivo Compulsivo, que es un trastorno de ansiedad. Los elevados parámetros de angustia son tan elevados que el individuo se enfoca reiteradamente en el tipo de pensamiento que lo intimida y actúa de manera compulsiva. No se sabe cual es el origen del desorden, pero se piensa que el único modo de curar el Trastorno Obsesivo Compulsivo suele ser suprimir la causa directa.

Por ejemplo concreto, uno de los actos compulsivos más usuales consiste en el de la higiene. El hecho de tener miedo recurrente e insistente a que los virus sean capaces de enfermarlos hace que sea necesario para estos pacientes estar seguros a ciencia cierta de que su cuerpo o sus ambientes sean limpios, al punto de que revisan de manera insistente que todo esté perfectamente pulcro. Para ello proceden a limpiar repetidas veces un mismo objeto de forma preceptiva hasta que se sienten satisfechos. Otro caso que vemos comúnmente es el de los actos de verificación. Estos ciudadanos precisan una y otra vez constatar tanto como sea posible que una tarea se terminó. Por ejemplo cerrar una puerta, apagar un apararato que se encuentra encendido, desplazar algo de un lugar a otro, por ejemplo.
Si bien tras de muchos años de estudios aún no está claro cuál puede ser la causa o forma de curar el TOC, o sea, la razón por la que se desarrolla el patrón mental en un sujeto, muchos estudios apuntan a que normalmente sucede en el periodo de la niñez momento en el que podría tener sus cimientos este proceso de ansiedad. La inflexibilidad en los años de formación de un niño o el daño y la desatención en los primeros seis años de desarrollo, van a establecer inevitablemente las bases de inseguridad y poca autoestima en su forma de ser. Desde allí, el individuo puede moverse hacia adelante con normalidad. Aunque ante algún hecho traumático el desequilibrio empieza a comenzar a dispararse y de a poco hasta llegar al punto de ejercer dominio de la conducta de la persona.

Este trastorno Obsesivo Compulsivo puede manifestarse y ocultarse, aliviarse, agudizarse o hacerse parte de la rutina de vida de un individuo. Todo eso dependerá del nivel del desorden, la efectividad del método de cura y también la disciplina de la persona de estar mejor y fuerza de voluntad para superar la situación. A veces es verdaderamente la lectura de libros de autoayuda y el seguimiento de técnicas tradicionales de sanación como los meditación. No obstante frecuentemente estos fracasan enormemente y el paciente vive atrapado en su mismo sufrimiento. Se puede alcanzar la curación del problema de ansiedad y superar el estado de angustia existencial que el enfermo tiene, por culpa de este tipo de enfermedad que les robó la felicidad. Generalmente la gente que tiene este trastornos de ansiedad gasta mucho tiempo y dinero en un psicoanalista tratando de eliminar la causa del TOC y leer mucho de Internet sobre un método terapéutico.

La depresión suele acompañar a las personas que sobrellevan un Trastorno Obsesivo Compulsivo . Enmarca todo un cuadro de insuficiencias en la identidad del sujeto. El trance de no tener poder sobre lo que pasa por la mente y estar viviendo en un persistente ataque de ansiedad y preocupación no debe ser sencillo. Por consiguiente, estos individuos, conscientes de que su existencia es difícil sin que por decisión propia sean capaces hacer algo al respecto, se se hunden de duelo y disgusto y es allí cuando la presencia de actos compulsivos aparece y comienza a invadir. El rol de la familia y personas cercanas al individuo resulta fundamental para mitigar su carga. Es fundamental ser tolerantes ya que la conducta compulsiva es involuntaria, aunque necesaria para estos individuos y negar dicha conducta solo acrecentará los niveles de pensamientos obsesivos por no poder practicar el comportamiento que para ellos se hace inexcusable.